La Cuerda Floja


Fecha: 29/10/2019

Tras un camino largo, la aventura del "Equilibrio" llega a su etapa final en el último trimestre de 2019 con el lanzamiento del cuarto disco de estudio de la banda, esta vez en formato acústico. "La Cuerda Floja" hace de cierre y de vínculo entre "La Sed Animal" y "La Mina de Sal", culminando así el trabajo conceptual sobre la dualidad, el "Equilibrio". El disco, grabado y mezclado en The Appetite Studios entre los meses de junio y julio de 2019, consiste en una reinterpretación en acústico de algunos de los temas de las anteriores entregas, además de un tema nuevo "Equilibrio", que pone el broche final a la saga profundizando en su significado.


Canciones


Sigue la sed, sigue la mina,
sigue la espera entre las ruinas.
Despertarán los desechados
buscan justicia dentro del caos.
Tantos cerebros en decadencia
mal educados por el sistema.

Cada segundo en este lugar
tierra y cielo se agrietan,
tan convencido de que llega el fin
que hice ya la maleta.
Minuto a minuto consigo
no ser siervo de majestades
que intentan romper mi equilibrio.

En medio del yin yang hoy sigue el perdedor
sintiendo aquel vaivén que agita el interior
y la sed animal nos dio la ingravidez
para poder llegar a lo que quise ser.
Sólo cuando llueve en la mina
cae la sal de nuestras mejillas…

A contraluz entre vagones,
de madrugada por callejones.
Alíate haciendo amigos,
se dionisiaco, se apolíneo.
En la distancia vimos la luna
hasta que el sol quemó la locura.

Si no soy nada cuando duermes lejos
a cal y canto respiré sin normas.
Tras el empacho de aquellas razones
y con el gozo de gastar las horas.

Aguantaré todo el invierno,
ocho minutos para el recuerdo.
Cerca de ti dimos el salto,
hasta la próxima sin descanso.
Sigue la fuerza de la camisa,
sigue la sed, sigue la mina!

Nos despertamos del largo invierno entre las ruinas de un mundo enfermo.
Nos enfrentamos a la ignorancia. Miedo. Apatía. Las circunstancias.
Nos comenzamos a hacer preguntas y a exigir respuestas, saciar las dudas.
Nos escuecen los ojos de caminar por esta mina de sal.

Pasará el invierno, volveremos a brotar
no por vivir, sino para vencer.
No pudieron callar nuestros versos
ni nos podrán someter

Iza la furia de la colmena la servidumbre que nos condena
Ansia en las venas, romper cadenas, tumbar sus muros, borrar fronteras.
Antagonía entre nuestro sueño y la realidad de la que son dueños.
Fuertes a fuerza de golpes, retoños, bruñidos a fuerza de sol.

Pasará el invierno, volveremos a brotar
no por vivir, sino para vencer.
No pudieron callar nuestros versos
ni nos podrán someter

La conciencia de siglos de lucha nos une
coronas, corbatas y cruces. ¡Que ardan!
Fueron y somos, serán. ¡Y caímos, y caeremos!
Pero al final venceremos.

Valientes en nuestra locura, dispuestos a asaltar los cielos.
Ya no buscamos una tregua, ya no tenemos miedo,
porque nos sobran las palabras, estaba escrito en las paredes:
"La Primavera ya está en marcha y nada la detiene"

Fueron sus pasos los que nos guiaron, el tierno abrazo tan necesario.
Somos la lluvia a la tierra seca, tremole al viento nuestra bandera.
Somos marea que inunda la calle, los invisibles, los miserables.
Serán sus manos las que nos sepulten, que sirva de ejemplo para los que vengan.
¡Que luchen!

No me dejes ser lo que ya fui sin rumbo, sin cabeza.
Hoy saber que voy cerca de ti llena mis horas muertas.
Tu foto perdida entre las hojas secas
la encontré curando el miedo por tu ausencia.

En la mitad de la noche llego para tocarte otra vez
voy retrasando relojes viejos no dejo arena caer.

Y mi lengua registra despacio todos tus rincones,
muerdo el borde de tus labios.
Agotado por las tentaciones que me desquiciaron,
hoy mis ojos en tus ojos si se reflejaron.

Llueve soledad y miedo
en este futuro incierto
se confunden todas las palabras
se desprecian hasta los recuerdos.

Otra noche sin dormir
solo empezaré mi fin de otro nuevo día
y yo aún no descansé
por el ansia de querer verte y no poder.

Los celos, la inseguridad
van desquiciándome en las horas muertas
si estas lejos
buscándote a mí alrededor
sin saber dónde te encuentras
si me recuerdas.

En la mitad de la noche llego para tocarte otra vez
voy retrasando relojes viejos no dejo arena caer.

Y mi lengua registra despacio todos tus rincones,
muerdo el borde de tus labios.
Agotado por las tentaciones que me desquiciaron,
hoy mis ojos en tus ojos si se reflejaron.

Vas buscando saciar la sed animal
En la madrugada

Sed que invade mi ser y deja correr
Todas las palabras

Sombras que vinieron a verme
Todas en blanco y negro
No me cansaré de beber
Enganchado a tu cuerpo
La locura danza como el fuego

Siento que recorre mi sangre
El delirio vomita
Todas vuestras realidades
Vivo como fiera salvaje
Vagabundo extranjero
No soy tuyo ni de nadie

Sol que abrasa la piel prefiero no ver
Me pongo violento
Fui a la oscuridad y pude notar
Mi lengua en tus pechos

Brotan rápido los impulsos
Si me llega el hastío
Nunca me podré conformar
En el límite sigo
No me esperes sigo haciendo ruido

Siento que recorre mi sangre
El delirio vomita
Todas vuestras realidades
Vivo como fiera salvaje
Vagabundo extranjero
No soy tuyo ni de nadie
Soy osado y cruel
El vino me da la fuerza y la fe
Con intensidad libero mi ser
En todos los viajes
Sin preguntarme un porqué
No quiero parar buscando placer
Me dejo llevar en la inmediatez
De las bacanales

Vas buscando saciar
La sed animal
En la madrugada....

La cordura busqué por la claridad reviso mis planes,
¿Ves la mina de sal? Condena al peón a ser lo que nace.

Van a la deriva la justicia y la paz.
Clasifican lo diverso en un mundo de contrarios.

Cubro las paredes de mi espacio interior,
la dicotomía exige un dilema necesario.

Y el patrón contento de ofrecer
trabajo que os hará ser libres,
rejas ocultas que nos dividen.

La ra la ra la ra la ra la o oo
¿Quién decide cuál es mi moral?
La ra la ra la ra la ra la o oo
Civilización irracional.

Culturas con legado
y ciencias demostrando los porqués
para que la desdicha
no ahogue vuestra sed.

Nos han domesticado tanto
los números los pintan del revés,
origen de tragedias
con mitos por caer.

Las máscaras usamos
con egos inventados.
Debe tener algo la sal
Está en tu llanto y en el mar

Fábricas llenas de almas perdiendo su tren,
hambre que mueve mentes y cuerpos sin fe.
Luces y sombras penetran al amanecer,
triunfa quien no se rinde.
No te sepa el vino a hiel.

Voy cogiendo fuerzas al salir, la espera terminó.
De un grito llegaré hasta ti.
Hoy desmontaré el caparazón
justo antes de subir dejando el miedo en un rincón.

Fue una historia vivida mil veces contada,
comiendo deprisa tragando migajas,
el mundo se enciende el mundo se apaga.

Siguen las mismas preguntas haciéndonos viejos,
esconden verdades derriban los miedos,
con gente me asfixio sin gente me muero.

Nunca vencimos ni fracasamos,
no somos nada al bajar del escenario.
Malditas ganas, benditos tragos,
que las canciones nunca dejen de engancharnos.

Muerde los segundos sin dirección
de un lado hacia el otro busca el reloj
oirás sonar los golpes de tu pecho al caminar.

Sacudo el cuerpo sin saber que hacer
al borde justo del infarto.
La maquinaria a punto de arrancar,
se escapa todo entre las manos
Pero en el fondo vas ansioso por querer empezar.

Gastando cada oportunidad
Aunque no llegue la consagración,
el calendario marca otro tachón.
Las cicatrices no se ven,
Querrán que estés bajo control,
no creas que esto es solo rocanrol.

La maquinaria paró, cogiendo fuerzas está,
incubando el destino.
Cuando vuelva la voz, la espera comenzará,
en busca del equilibrio, donde estemos tu y yo.

Voy cogiendo fuerzas al salir, la espera terminó.
De un grito llegaré hasta ti.
Hoy desmontaré el caparazón
justo antes de subir dejando el miedo en un rincón.

Buscando a alguien entre la niebla,
contracorriente ando sin pedir respuestas.
Asumo el daño sin exigencias,
si quedo inerte vuelvo a soltar las riendas.

Otra noche más contigo, contigo no puedo esperar.

Nunca vencimos ni fracasamos,
no somos nada al bajar del escenario.
Malditas ganas, benditos tragos,
que las canciones nunca dejen de engancharnos.

Puedes intentar no ser parte de nada,
puedes rechazar hasta tu ideal.
Puedes actuar como si nada importara.
Puedes recoger tu maleta y
partir sin dudar, sin mirar atrás.

Abandonar la celda que te acomoda,
o ignorar que está, y seguir sin más.
Y cuando crees que has logrado escapar,
nada es de verdad, ahora, ¿Dónde irás?
Si el mar está negro, la tierra muerta,
El cielo está en venta, y yo...

Ya me conozco yo esta historia de mierda,
¿Cómo ser feliz si eres uno más?
Sólo cuando llueve se limpia la tierra,
Solo ver la lluvia calma mi ansiedad.

Puedes esperar a que pase el invierno
y que el sol reviente esta oscuridad.
Puedes malgastar tu saliva con necios
y desesperar hasta comprender
que no sirve de nada rezar.
Hace tiempo ya que perdí la fe.
Y no me contenta, y no me alienta
Saciar la despensa y ya...

De qué te sirve llorar, si no vale la pena.
¿De qué te sirve luchar? Vas a fracasar.
Sólo cuando llueve se limpia la tierra,
Solo ver la lluvia calma mi ansiedad.

Y conseguiste romper tu caparazón, salir de tu propia piel.
Dejar atrás tus cadenas y enloquecer, como la lluvia al caer.

Como la lluvia al caer se desgarra mi piel, libera mi ser.
Dejar el agua correr, y calmar tu sed, de la cabeza a los pies.
Y cada noche volar, cada noche volver, y cada amanecer
no basta sobrevivir, hay que renacer, como la lluvia al caer.